Después de una ruptura, hay actitudes que en vez de facilitar que se supere esta situación, prolongan el dolor y el sufrimiento. 5 de ellas son:

1.  Resolver enigmas que no llevan a ningún lado

Invertir gran parte del tiempo después de una ruptura en comprender todos los porqués, qué siente la otra persona, qué piensa la otra persona es una actitud frecuente pero destructiva. Jamás podrás conocer todos los porqués y todas las razones de los comportamientos del otro. A veces ni nosotros mismos entendemos porqué hacemos lo que hacemos o sentimos lo que sentimos ¡Cómo para adivinar al otro!  Resolver enigmas sin solución es un tiempo mal invertido que lejos de aliviar, sólo genera más angustia y sufrimiento. El pasado no se puede cambiar, intenta manejar tu futuro desde el presente.

2.  Dejar sus pertenencias como si fuera a volver de un momento a otro

Hay que distinguir las cosas que son tuyas de las cosas que son de la otra persona. Dejar las cosas tal y como estaban hace que tardemos más en comprender que la situación ha cambiado. Dale un cambio de aires a tu casa tras la ruptura. Igual que estás haciendo el esfuerzo de ver la vida de otra manera sin esa persona, reproduce este esfuerzo en tu espacio. Saca sus cosas y llena tu espacio de las tuyas, llena tu vida de ti.  Cuando saques sus cosas no lo hagas con despecho, ni te deshagas de ellas con desdén, eso no te beneficia. Mejor guárdalas con cariño en un lugar apartado de tu vista, porque aunque ahora duelan, no dejan de ser parte de tu historia  y quizá algún día te apetezca recordarla.

3. Revisar redes sociales, conexión de whatsapp

En realidad la información que recibirás será sesgada e incompleta, por lo que del resto, se encargará tu imaginación. Este tipo de comportamientos solo hace que tu cabeza esté llena de pensamientos negativos en torno a tu ex, reales e imaginarios, que dificultan que puedas desconectar y avanzar. 

4.  Mantener contacto cercano con sus familiares y amigos

Es normal que en el tiempo que ha durado la relación hayas entablado relación y amistad con sus familiares y amigos, pero aunque les tengas mucho cariño, después de la ruptura ellos estarán cuidando y apoyando a su familiar. En este momento, mantener el contacto puede complicar la relación con ellos y con tu expareja. Es conveniente que te apoyes en los tuyos y respetes su círculo.

5. Dedicar más tiempo a tu ex-pareja que a ti mismo/a

Realizar esfuerzos para encontrarte con tu ex, discutir, hacerle la vida imposible, intentar reconquistarlo, saber qué hace, con quién está. Pensar en el pasado y recrearte tanto en lo bueno como en lo malo. Permitir que todo esto ocupe tu tiempo impide que dediques tu tiempo a cosas productivas y buenas para ti como quedar con tus amigos, hacer cosas que te gusten, distraerte, divertirte, y empezar a encontrarte mejor.

 

¿Alguna vez has tenido conductas dañinas después de una ruptura?. Cuéntanos tu experiencia.